BALÓN INTRAGÁSTRICO

GENERALIDADES

Es un procedimiento para bajar de peso que consiste en la colocación de un balón de silicona lleno de solución salina en tu estómago. Te ayuda a perder peso limitando la cantidad de alimento que puedes ingerir y hacer que te sientas más lleno más rápido.

El procedimiento del balón intragástrico puede ser una opción si la dieta y el ejercicio no han funcionado para ti.

Al igual que otros procedimientos para la pérdida de peso, requiere el compromiso de un estilo de vida más saludable, cambios permanentes en tu dieta y hacer ejercicio regularmente para garantizar el éxito a largo plazo del procedimiento.

La colocación del balón intragástrico está indicada si:

  • Tu índice de masa corporal está entre 30 y 40
  • Compromiso a introducir cambios saludables en tu estilo de vida, seguimiento médico periódico y participar en sesiones de terapia conductual
  • No te has sometido a ninguna cirugía de estómago o esófago

El balón intragástrico no es la mejor opción en todas las personas con sobrepeso. En la consulta el equipo médico determinará si el procedimiento será beneficioso para ti.

PROCEDIMIENTO

Se realiza en una unidad de endoscopia, y es un procedimiento ambulatorio que se realiza bajo sedacion.

En el procedimiento, el endoscopista pasa por la garganta hasta el estómago un tubo delgado que contiene el balón intragástrico. Luego, introduce un endoscopio por la garganta hasta el estómago. La cámara le permite al médico ver el balón a medida que lo llena con solución salina.

El procedimiento dura alrededor de media hora. Al terminar, podrás irte a casa una o dos horas después de que te hayas recuperado de la anestesia.

DATOS SOBRE LA CIRUGÍA

  • Anestesia: Sedación
  • Duración: 30 minutos
  • Recuperación: Ambulatorio

POSTOPERATORIO

El dolor y las náuseas pueden afectar a un tercio de los pacientes después de la inserción del balón intragástrico. Sin embargo, los síntomas suelen durar unos pocos días, y en general, se pueden controlar con medicamentos en casa.

Debes llamar a tu médico si tienes náuseas, vómitos y dolor abdominal en algún momento después del procedimiento.

Existe el riesgo de la deflación del balón. Si esto sucede, puede trasladarse por el aparato digestivo y causar una obstrucción, siendo necesario realizar otro procedimiento o cirugía para retirar el dispositivo.

Otros posibles riesgos raros son el inflamiento excesivo, pancreatitis aguda o úlceras.