TOXINA BOTULÍNICA TIPO A

Mas conocida como BOTOX®, ya que fue la primera marca comercial que se usó se emplea desde hace más de 20 años en el campo de la medicina, sin embargo, es más popular por su uso en estética.

Debido a su efecto preventivo, corrector y rehabilitador, se usa especialmente para el tratamiento de las arrugas de expresión, siendo las más comunes las “patas de gallo”, frente y entrecejo.

Debe ser administrada siempre por un Médico, y en especial aquellos con una formación específica para usarla.

Siempre se usará un vial para cada paciente en particular.

El tratamiento no tiene resultados exactos, por lo que se debe acudir a una revisión entre los 10 y 15 días posteriores, y se puede necesitar un retoque.

La duración del efecto de la toxina botulínica tipo A es variable, y depende de cada paciente en particular y de sus características faciales, formas de expresión, tipo de piel, edad, ser hombre o ser mujer.

Lo normal es que el efecto se prolongue entre 3 y 6 meses, y se puede repetir cada 4 – 5 meses, si no se quiere que desaparezcan los resultados.