BYPASS GÁSTRICO

GENERALIDADES

El bypass gástrico, tiene un componente restrictivo al disminuir el volumen de alimento que se puede ingerir y, un componente de mala absorción leve, al modificar la distribución de los intestinos, de esta forma una parte de ellos no absorbe las proteínas y las grasas hasta que no le llegan los jugos procedentes del estómago y otros órganos.

Se puede indicar a cualquier paciente afecto de obesidad mórbida (OM) que tenga un Índice de masa corporal (IMC) superior a 40 Kg/m2 o un IMC > 35Kg/m2 y que padezca de enfermedades derivadas de la obesidad como diabetes, hipertensión, apnea del sueño, alteraciones del colesterol o los triglicéridos, enfermedades cardiovasculares, etc.

El bypass gástrico es la técnica de elección para la mayoría de los pacientes con obesidad mórbida.

CONSULTA

La consulta siempre se realiza con el cirujano plástico que realizará tu procedimiento. aquí, mostraras qué es lo que más te molesta de tu cuello y qué te gustaría cambiar. El cirujano tomará fotos para tu historial médico y examinará tu rostro y la región del cuello. Luego el especialista te sugerirá la técnica quirúrgica más adecuada y la discutirá contigo lo que puedes esperar de resultado, período de recuperación y los riesgos y complicaciones.

PROCEDIMIENTO

La cirugía se realiza bajo anestesia general y por laparoscopia. Se hincha el abdomen con un gas inocuo (CO2) y, a través de unas pequeñas incisiones en la piel del abdomen, se introducen unos dispositivos y una cámara y, se realiza el procedimiento.

La duración de la intervención suele ser alrededor de 90 – 120 minutos.

CUIDADOS POSTERIORES Y RECUPERACIÓN

Luego de la cirugía, no suele ser necesario que el paciente vaya a la UCI, y es trasladado a una sala de recuperación, y posteriormente, a la sala de hospitalización.

Puede dejarse un drenaje abdominal que será retirado en el hospital o al cabo de unos días durante una de las visitas.

Se iniciará la dieta en las 24h posteriores a la operación y según indicaciones del equipo. Se suele iniciar con líquidos, y se aumentará de forma progresiva la consistencia en las semanas siguientes.

El paciente suele estar ingresado en el hospital entre 48 y 72 horas, luego podrá marchar a casa con indicaciones que deberá seguir en las siguientes semanas.

RIESGOS Y COMPLICACIONES

Las complicaciones pueden aparecer en 5-10% de los pacientes y el riesgo de mortalidad oscila entre el 0,2 y el 0,3% de los casos.

Las complicaciones más frecuentes son leves, como: infección de alguna de las incisiones, infección de orina, etc.

Las complicaciones postoperatorias precoces graves son poco frecuentes. Puede haber fuga de la sutura (salida del contenido alimentario a la cavidad abdominal), el sangrado, y la embolia pulmonar (normalmente secundaria a una trombosis venosa en las piernas).

En estos casos puede ser necesario una segunda intervención, así como administración de antibióticos, nutrición por vía intravenosa, transfusión de sangre, el ingreso en UCI u otras medidas.

En cualquier caso, se realizará siempre lo que el equipo médico estime más oportuno para conseguir la buena evolución del paciente.

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA CIRUGÍA

Los cambios en la anatomía intestinal en el bypass gástrico pueden conducir a la aparición de déficits vitamínicos o de otros nutrientes. Puede haber déficit de hierro, vitaminas B1, B12, D, calcio, ácido fólico, magnesio, etc. Ello obliga a controlar periódicamente mediante analíticas y la toma de suplementos orales. Es poco frecuente que se deban administrar suplementos por vía intravenosa. La malabsorción de proteínas puede aparecer en alrededor del 5% de pacientes, siendo importante asegurar una buena ingesta.

También pueden aparecer piedras o cálculos renales o biliares. Puede cambiar el hábito deposicional en algunos pacientes, pero lo habitual es que realicen entre 1 y 2 deposiciones al día.

DATOS SOBRE LA CIRUGÍA

  • Anestesia: General
  • Duración: 90 a 120 minutos
  • Recuperación: 7-14 días

RESULTADOS

La pérdida de peso más importante se en primeros 6 meses luego de la intervención. Después esto va disminuyendo el ritmo de perdida hasta los 12 meses. Lo más habitual, es que a los 12-24 meses pueda volver a ganar un pequeño porcentaje de peso y estabilizarse.

Se estima que el paciente podría perder entre el 60 – 70% del exceso de peso. Es por ello, que el paciente debe conocer los riesgos y beneficios de esta cirugía, así como tomar la decisión de cambiar su estilo de vida y aprovechar al máximo los beneficios de la intervención.

Mediante el bypass gástrico se consigue controlar y mejorar las enfermedades asociadas en muchos pacientes, siendo la Diabetes la que mejora de forma precoz en 75 – 80% de ellos.

Hay una mejora significativa de la hipertensión arterial con una resolución de hasta el 65-70% de los pacientes.

La cirugía disminuye la severidad de las apneas en los pacientes y la mayoría pueden dejar de utilizar el tratamiento con CPAP.