CIRUGÍA ÍNTIMA

En algunas mujeres los labios menores pueden ser muy grandes, sobresaliendo sobre los labios externos. Muchas encuentran esto incómodo o desagradable.
En la reducción de labios, se elimina el exceso de tejido, y se realizan por razones tanto estéticas como prácticas, en los casos en que incomodan la vida diaria de las pacientes.

GENERALIDADES

Labios menores

La reducción de los labios menores o internos es la cirugía intima más común. Generalmente se realiza con anestesia local e implica la eliminación del tejido sobrante de estos.
Es un procedimiento gratificante, ya que un problema que ha estado molestando durante mucho tiempo se soluciona de forma rápida.

Labios externos

Los labios mayores pueden agrandarse debido a un exceso de piel. Este puede resultar molesto en pantalones ajustados, ropa deportiva y bañadores.
Es posible que se hayan agrandado desde el nacimiento, con el parto o luego de una pérdida de peso significativa. Esto puede provocar molestias, infecciones (hongos) o un olor desagradable.

CONSULTA

La consulta siempre se realiza con el cirujano plástico que realizará su procedimiento.

Durante la consulta, podrás discutir qué es lo que más le molesta de tus labios y lo que te gustaría cambiar. Luego, te actualizara tu historial médico y examinarán tus labios usando un espejo. El especialista te sugerirá la técnica más adecuada y la discutirá contigo.

ANESTESIA PARA UNA CIRGÍA ÍNTIMA

La reducción de los labios vaginales es un procedimiento ambulatorio. Esto significa que puedes volver a casa el mismo día. Se pueden realizar bajo anestesia local o general.

CUIDADOS POSTERIORES Y RECUPERACIÓN

Con una reducción de labios con anestesia local, podrás volver a casa después del procedimiento. Si se realiza con anestesia general, permanecerá en la clínica durante 3 a 4 horas más después del procedimiento.

Puedes volver a casa una vez que el personal de enfermería y el anestesista den su aprobación.

Si el procedimiento se realiza bajo anestesia general, puede comer y beber alimentos fácilmente digeribles, como agua, té y bizcochos una vez que esté en casa. Esto también ayuda a prevenir las náuseas y los vómitos.

DOLOR POSTOPERATORIO

La mayoría no sienten mucho dolor después de una reducción de labios. Sin embargo, pueden estar adoloridos e hinchados después del procedimiento. Las compresas frías son buenas para aliviar los síntomas y hacer que baje la hinchazón. El área puede sentirse ligeramente adormecida.

RECUPERACIÓN

La recuperación tarda en promedio 2 semanas. El área tratada puede sentirse incómoda, tensa y estirada. Los moretones y la hinchazón en los labios y alrededor de ellos comenzarán a disminuir a los 3 días aproximadamente, y habrán desaparecido después de un par de semanas, en la mayoría de los casos.

Puede haber algo de pérdida de sangre a través de las heridas, que puede presentarse los 3 primeros días. Es considerado normal. Apenas notarás las cicatrices al final.

DATOS SOBRE LA CIRUGÍA

  • Anestesia: Local
  • Duración: 30 a 60 minutos
  • Recuperación: 7-14 días

RESULTADOS

No esperes ver los resultados inmediatamente. Después de un par de semanas, toda la hinchazón y los hematomas habrán desaparecido y ya podrás ver buenos resultados. Los resultados finales no serán visibles hasta después de un par de meses.

CICATRICES

Debido a que la incisión se realiza en el borde de los labios mayores, apenas se podrán ver las cicatrices de este procedimiento, y, además, molestarán muy poco.

RIESGOS Y COMPLICACIONES

Es importante saber que toda intervención quirúrgica puede conllevar riesgos y complicaciones. Los procedimientos de cirugía plástica se realizan en principio en personas sanas, tratándose de minimizar los riesgos, aportando toda la información del historial médico: antecedentes y alergias.

FUMADORAS

Las pacientes fumadoras tienen un mayor riesgo de complicaciones, como pérdida de piel y problemas de cicatrización de heridas. Es más, fumar puede tener un efecto negativo sobre la anestesia, lo que a su vez puede conducir a un mayor riesgo de hemorragia. Es importante no fumar durante al menos 2 semanas antes de la operación y mantenerlo así durante todo el proceso de recuperación.