REDUCCIÓN MAMARIA

A medida que la piel pierde su elasticidad, los senos grandes pueden comenzar a hundirse o caer. Las pacientes que consideran someterse a una reducción de senos suelen presentar molestias en el cuello, los hombros y la espalda. También desde el punto de vista estético pueden estar disconformes con el tamaño se de sus pechos. Una reducción mamaria puede aliviar estas molestias y hacer que el tamaño de los senos esté más en línea con la forma del resto del cuerpo.

GENERALIDADES

El tamaño y la forma de estos están determinados principalmente por la genética, sin embargo, hay otros factores que influyen, como el peso corporal, el embarazo, la lactancia y los cambios hormonales. Un tamaño aumentado de las mamas, pueden tener como consecuencias, dolor de espalda, dolor de cuello, surcos en los hombros de los tirantes del sujetador, problemas para encontrar ropa de su talla y malestar al momento de hacer ejercicio físico.

Una reducción mamaria implica disminuir el tamaño de los senos mediante la extracción de parte del tejido mamario y al mismo tiempo realizar un levantamiento de estos.

Una reducción de senos puede ser una excelente solución para los senos caídos que aún tienen suficiente tejido mamario.

CONSULTA

Debido a que cada paciente es diferente, no es posible dilucidar si una persona u otra es buena candidata para una reducción mamaria, hasta su consulta con el especialista. La consulta también analizará qué tipo de reducción de senos es más adecuada para ti.

En la consulta con el cirujano se discutirán los aspectos médicos y lo que desea lograr con su reducción de mamas. Se tomarán fotografías y se examinarán sus senos. En este momento hay aspectos importantes a tener en cuenta como la elasticidad de su piel, la calidad y el volumen del tejido de la glándula mamaria y cualquier irregularidad en la misma. Se tomarán medidas y en base a todo lo anterior se podrá sugerir el tipo de procedimiento de reducción que mejor se adapte a tus deseos.

CUIDADOS Y RECUPERACIÓN

Después de la cirugía, pasarás la noche en la clínica. Te trasladarán a la sala de recuperación, donde se controlará tu presión arterial, frecuencia cardíaca y otros signos vitales. Te quedarás allí aproximadamente 30 a 45 minutos. Luego te llevaran a una habitación, donde pasarás la noche. No volverás a casa hasta la mañana siguiente.

En las consultas control, le podrán recetar una crema para el cuidado de las cicatrices. Una vez que la herida este cerrada y las costras hayan caído, puede comenzar a aplicar la crema para cicatrices.

SUJETADOR

Después de la cirugía, debes usar un sujetador de un tamaño adecuado. Es posible que primero tengas colocado un vendaje de soporte, que luego será reemplazado por un sujetador cuando el equipo te visite en la habitación antes de irte a casa. Es importante que uses el sujetador durante las próximas 6 semanas, día y noche.

DOLOR POSTOPERATORIO

Inmediatamente después de una reducción mamaria, tus senos se sentirán adoloridos. Puedes sentir también una ligera presión alrededor del área tratada. La piel alrededor estará tensa y estirada. Esto se debe a que debe adaptarse al nuevo tamaño de la mama. También puedes sentir dolor muscular.

Como ocurre en cualquier procedimiento quirúrgico, el cuerpo necesita tiempo para recuperarse. El área tratada inicialmente estará adolorida e hinchada. Las cicatrices también pueden ser de color rojizo y levantarse inmediatamente después de la cirugía. No debe preocuparse por esto, ya que es la reacción natural de su cuerpo.

El tejido mamario y la piel alrededor de los senos deben adaptarse a la nueva forma de la mama. Pero este ajuste lleva tiempo.

RECUPERACIÓN

Después de una mastopexia, el tejido mamario y la piel alrededor de los senos se ajustarán a la nueva forma de los senos. Pero esto lleva tiempo. Si tienes un implante mamario, se formará una fina capa de tejido conectivo alrededor del implante como parte del proceso de recuperación. Por tanto, es importante que lleves puesto el sujetador durante 6 semanas, día y noche.

DATOS SOBRE LA CIRUGÍA

  • Anestesia: General
  • Duración: 2,5 a 3 horas
  • Recuperación: 14-21 días

CICATRICES DESPUÉS DE UNA REDUCCIÓN MAMARIA

No debes exponer las cicatrices al sol durante un par de meses. Tampoco debes exponerlos debajo de una tumbona. Puedes cubrirlos para broncear el resto de su cuerpo. Durante el primer año, debes usar siempre factor 30 o más cuando estés al sol, para proteger sus cicatrices adecuadamente.

RESULTADOS

Los resultados finales no serán visibles hasta después de un par de meses, cuando podrá disfrutar de sus senos, con su nueva forma. podrás disfrutar de actividades como hacer deporte, o simplemente subir escaleras, con mucha mayor comodidad.

Los resultados de una reducción de senos son generalmente permanentes. Si el procedimiento se combina con implantes, después de diez años, puede volver a la clínica para un chequeo.

CICATRICES

Las cicatrices inicialmente estarán rojas e hinchadas, pero esto comenzará a desaparecer después de un par de semanas. Es útil saber que una cicatriz tarda de 12 a 18 meses en sanar por completo.

RIESGOS Y COMPLICACIONES

Es importante saber que toda intervención quirúrgica puede conllevar riesgos y complicaciones. Los procedimientos de cirugía plástica se realizan en principio en personas sanas, por lo que los riesgos y las posibilidades de complicaciones son bajos. Tratamos de asegurarnos de que los riesgos se reduzcan al mínimo, proporcionando mucha información, tomando un historial médico completo (anotando sus antecedentes, incluida la medicación, cualquier problema experimentado en operaciones anteriores, alergias, etc.) y aplicando nuestros procedimientos profesionales.

FUMADORAS

Las pacientes fumadoras tienen un mayor riesgo de complicaciones, como pérdida de piel y problemas de cicatrización de heridas. Es más, fumar puede tener un efecto negativo sobre la anestesia, lo que a su vez puede conducir a un mayor riesgo de hemorragia. Es importante no fumar durante al menos 2 semanas antes de la operación y mantenerlo así durante todo el proceso de recuperación.